jueves, 24 de mayo de 2012

 Necesitamos caernos de la cama para aprender  que los sueños a veces resultan ser pesadillas, antes de poder sentirnos realmente felices debemos sufrir, amar y hacernos daño. Es necesario el dolor para darnos cuenta de que para ser realmente felices, tenemos que enfrentarnos contra nosotros mismos, nuestros miedos, luchar contra todo lo que aparezca delante

No hay comentarios:

Publicar un comentario